Los océanos azules de la agroindustria

«La estrategia del océano azul» es un libro de estrategia mercantil, escrito por W. Chan Kim y Renée Mauborgne, en el que se nos presenta una forma de adquirir mercados desde la perspectiva de dos posibilidades; la de trabajar en los mercados actuales, donde esta toda la competencia (los océanos rojos), o buscar en otros lugares donde no haya esa competencia o ésta no sea relevante (los océanos azules).

Sin embargo, esta elección puede suponer una restricción en si misma, ya que solo tenemos dos posibilidades para incrementar los resultados de las empresas. En realidad, ¿por que no trabajar en la mezcla de ambas?

Esto podría ser también una orientación estratégica, en la que, además de trabajar en los actuales océanos «rojos», podemos trabajar también en los desconocidos «azules».

Imaginemos un exportador de fruta que realiza gran parte de su negocio en la UE donde, cada día mas, actúan un sinnúmero de países externos a esta. Este incremento de oferta, hace que los precios caigan, bajando los beneficios empresariales.

Un día, ese exportador de fruta se lanza a explorar el “océano” y encuentra que existe un publico que, debido a su mejor calidad de vida, esta demandando una fruta de elevada calidad y cada día mas sana y natural, y está dispuesto a pagar mas por ella. También descubre que sus competidores no pueden alcanzar esa demanda debido a su forma de trabajar en origen, donde, si bien la calidad se podría contrastar, la salubridad, el respeto al medio ambiente, y otros parámetros no se suele cumplir. Ha aparecido su «océano azul», y ahora ya le preocupa menos el precio de su competencia.

Pero, ¿debería el exportador abandonar del todo el anterior «océano rojo»? ¿A pesar de que están en el todos los competidores y el mercado esta saturado? Aquí es donde se pone de manifiesto la necesidad de unir ambos mercados.

Todos conocemos a exportadores de fruta que se quejan de “lo mal que esta el mercado”, y que no ponen medios para solucionarlo, esperando que lo hagan otros.

Al final, posiblemente de lo que se trata es de utilizar la «INNOVACIÓN» para conseguir otras cosas, pero sin la necesidad de abandonar lo que ya se tiene. No se trata de quedarnos en nuestra «zona de confort», ni de cambiarla; se trata de ampliarla, sin dejar de utilizar lo que ya hemos conseguido y que, con no poco esfuerzo y mucha dedicación, seguiremos teniendo mientras nos adaptemos a las nuevas necesidades del consumidor.

José A. Navarro Borcha
Experto en Marketing Agroindustrial

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.