Los océanos azules de la agroindustria

«La estrategia del océano azul» es un libro de estrategia mercantil, escrito por W. Chan Kim y Renée Mauborgne, en el que se nos presenta una forma de adquirir mercados desde la perspectiva de dos posibilidades; la de trabajar en los mercados actuales, donde esta toda la competencia (los océanos rojos), o buscar en otros lugares donde no haya esa competencia o ésta no sea relevante (los océanos azules).

Sin embargo, esta elección puede suponer una restricción en si misma, ya que solo tenemos dos posibilidades para incrementar los resultados de las empresas. En realidad, ¿por que no trabajar en la mezcla de ambas?

Esto podría ser también una orientación estratégica, en la que, además de trabajar en los actuales océanos «rojos», podemos trabajar también en los desconocidos «azules».

Imaginemos un exportador de fruta que realiza gran parte de su negocio en la UE donde, cada día mas, actúan un sinnúmero de países externos a esta. Este incremento de oferta, hace que los precios caigan, bajando los beneficios empresariales.

Un día, ese exportador de fruta se lanza a explorar el “océano” y encuentra que existe un publico que, debido a su mejor calidad de vida, esta demandando una fruta de elevada calidad y cada día mas sana y natural, y está dispuesto a pagar mas por ella. También descubre que sus competidores no pueden alcanzar esa demanda debido a su forma de trabajar en origen, donde, si bien la calidad se podría contrastar, la salubridad, el respeto al medio ambiente, y otros parámetros no se suele cumplir. Ha aparecido su «océano azul», y ahora ya le preocupa menos el precio de su competencia.

Pero, ¿debería el exportador abandonar del todo el anterior «océano rojo»? ¿A pesar de que están en el todos los competidores y el mercado esta saturado? Aquí es donde se pone de manifiesto la necesidad de unir ambos mercados.

Todos conocemos a exportadores de fruta que se quejan de “lo mal que esta el mercado”, y que no ponen medios para solucionarlo, esperando que lo hagan otros.

Al final, posiblemente de lo que se trata es de utilizar la «INNOVACIÓN» para conseguir otras cosas, pero sin la necesidad de abandonar lo que ya se tiene. No se trata de quedarnos en nuestra «zona de confort», ni de cambiarla; se trata de ampliarla, sin dejar de utilizar lo que ya hemos conseguido y que, con no poco esfuerzo y mucha dedicación, seguiremos teniendo mientras nos adaptemos a las nuevas necesidades del consumidor.

José A. Navarro Borcha
Experto en Marketing Agroindustrial

Los océanos azules de la agroindustria

La dependencia de un solo cliente: la Ley de Pareto mal aplicada

Cualquier especialista en comercialización, e incluso en finanzas, conoce la Ley de Pareto, o del 80/20, y sus aplicaciones. Esta ley básicamente viene a indicar que, en una muestra estadística conocida de cualquier índole estudiable, el 80% de las consecuencias proviene del 20% de las causas, y se cumple más cuanto mayor es la base de estudio.

Es especialmente aplicada en aspectos de comercialización o de gestión empresarial. Por ejemplo; el 80% de la facturación se obtiene con el 20% de los clientes, o el 80% del suministro de productos que tiene una empresa, se realiza con el 20% de las referencias de esa misma empresa. Lo anterior quiere decir que habrá un 80% de clientes a los que solo se les facturará el 20% del total facturado, es decir, serán clientes posiblemente poco interesantes, o que el 80% de referencias pueden estar costando dinero a la empresa, al tener poca o ninguna rotación y suponer un inmovilizado en los stocks. Del mismo modo podemos hablar de activos financieros, empleados de una empresa, vehículos en circulación/accidentes, y un innumerable etcétera.

Parece pues lógico contar con una buena “mezcla” de clientes o una buena gestión de stocks, de modo que no dependamos de pocos clientes o de pocas referencias, con lo que si se pierden unos u otros siempre tendremos recambios para sustituirlos y que la empresa no entre en “riesgo de cartera”.

Lo anterior, y según nuestra propia experiencia, pero también de muchos otros “gurús” del management, no presenta ningún tipo de duda. Y, sin embargo, nos encontramos cada día con empresas que dependen mucho de solo algunos clientes, cuando no de uno solo. Cada uno de nosotros podremos poner ejemplos, puesto que existen casos muy conocidos por todos, y que generalmente involucran a grandes empresas; puede ser el caso de los proveedores de la mayor cadena de supermercados, por todos conocida, o de las cooperativas asociadas a una cooperativa de 2º grado, por centrarnos en la Comunidad Valenciana.

En el primer caso, muchos de sus interproveedores realizan toda su producción para este cliente, en el segundo, la mayoría posiblemente tienen comprometido mas del 60% de su producción para esta cooperativa, no siendo este el único caso con el que nos podemos encontrar en España.

La dependencia de un solo cliente, como puede ser el caso, implica una serie de ventajas, pero también inconvenientes, alguno de ellos muy serio. La ventaja sería la de tener “asegurada” la venta de su producción, al menos en una gran parte, con la tranquilidad de gestión que supone trabajar sobre “certezas”, así como tener asegurado el cobro, generalmente. Sin embargo, como decimos, también supone inconvenientes. En este apartado estaría el de la dependencia de las condiciones comerciales o productivas. Un cliente que conozca que el 60 o el 100% de la producción de su proveedor depende de el, podrá actuar en la negociación de costes de compra, o en el tipo de producto que a el le interese. Co esto, la empresa proveedora pierde su control sobre si misma, ya que esta a expensas de las decisiones de su cliente.

Un peligro puede ser que el cliente decida, por las razones que considere convenientes, prescindir de este proveedor, el cual, al tener toda su producción comprometida, no ha podido abrir nuevos mercados donde colocar su mercancía, con la consiguiente perdida de negocio y su entrada en crisis, al menos hasta que consiga reorganizar su cartera de clientes.

Otro riesgo, cada día mas importante dadas las tendencias actuales de los mercados, es que el cliente, por su estrategia empresarial, no quiera adoptar ciertos hábitos, que podrían ir en contra de sus intereses a corto plazo. Aquí podríamos hablar de digitalización, de modo que el cliente impida al proveedor inversiones tendentes a abaratar sus costes, lo que le haría perder poder, o la aplicación de practicas saludables en alimentación, tendencia clara del mercado de consumo, y que podría ser restringida por el cliente, en aras de conseguir mayores beneficios con los alimentos que este comercializa en su nicho de mercado. Vemos, por tanto, como pueden incidir, y de que forma, los clientes sobre un proveedor dependiente de ellos.

Es cierto que los proveedores pueden adoptar medidas de salvaguarda para que esto no suceda, como por ejemplo firmar contratos por precios mínimos pactados de antemano, o de clausulas de indemnización en caso de abandono del cliente sin causa justificada. Esta es una política que, al parecer, están aplicando algunos grandes operadores, con un criterio que parece bastante ético para todos, tanto proveedores, como clientes, como usuarios finales, con el nuevo modelo de proveedores “totalers”.

Sin embargo, todavía existen empresas que no se han percatado del peligro que corren, fiando mas una facturación que “creen segura”, antes que a una política de “responsable de mi propia gestión”. Suele darse en empresas con un punto de mira desenfocado, en las que los gestores pueden primar mas su interés personal, llámese de tranquilidad o de ganancias económicas, o de aquellas en las que prima solo el beneficio a corto plazo.

Así sucede que, por ejemplo, a la hora de intentar seguir tendencias de mercado, su cliente les puede llegar a prohibir el realizar acciones en ese sentido, por el mero hecho de que, a ellos y a su estrategia, esto no les interesa ya que el proveedor podría rebajar su dependencia de ellos, su cliente…

Ejemplo de lo anterior lo podemos encontrar, de nuevo, en una cooperativa, en la que se podrían estar produciendo acciones de veto a determinados proveedores de insumos que pudieran ir en contra de los intereses de la cooperativa de 2ª grado, en cuyo seno existen diferentes cooperativas de 1er. Grado que pueden ser consideradas “rehenes” de esta en función de las ventas que le realizan. En este aspecto, una acción de este tipo, si se produjera, estaría actuando en contra del proveedor, el cual estaría cada vez mas rehén del cliente, y cada vez tendrá menos fuerza frente a este en función de su dependencia.

Al no permitirles el uso de ciertos insumos, o de ciertas actuaciones económicas y comerciales, están dejando su presente, y lo que es peor, su futuro, en manos de un tercero, lo cual, lógicamente, no conviene a ninguna empresa que se precie de serlo.

Podríamos llegar incluso mas lejos, si se diera el caso de que este cliente tuviera delegada su acción con los proveedores en un departamento técnico. En este caso los proveedores; las cooperativas del ejemplo, podrían estar dejando su futuro en manos de una o varias personas de la organización de su cliente, pongamos por caso del departamento técnico, las cuales podrían obrar incluso según su propia conveniencia, ni siquiera por la conveniencia del cliente, el cual podría incluso ser ignorante de este hecho.

Otro aspecto importantísimo que plantea esta dependencia analizada según Pareto, es la posible incidencia derivada de exigencias económicas del cliente; precios cercanos al coste, formas de pago, inversiones necesarias, o restricciones de acceso a mercados. Todo ello dará como consecuencia el que el proveedor pueda entrar en problemas financieros, que demasiadas veces pueden llevar incluso a la quiebra.

Como ejemplo de esto, conocemos que en los últimos tiempos ha habido algunas cooperativas que han echado el cierre y, si bien es cierto que por desconocimiento no lo podemos achacar a lo anterior, no es menos cierto que algunos de estos cierres se han producido en proveedores del mismo cliente. Definitivamente, es una buena practica el “no poner todos los huevos en la misma cesta”, si no queremos coartar el desarrollo de nuestras empresas, y si queremos mantener nuestro poder de negociación ante nuestros clientes. Invito a todos a revisar los postulados de W. Pareto, y actuar en consecuencia.

La dependencia de un solo cliente: la Ley de Pareto mal aplicada

¿Siguen siendo necesarios los pesticidas de síntesis?

La mayoría de los proveedores de fruta para fruterías y supermercados, entre ellos las cooperativas y empresas de distribución que tienen marcas reconocidas en los retailers, utilizan productos que pueden ser tóxicos, e incluso carcinógenos (Imz, básicamente en los tratamientos de las frutas en almacén para alargar su vida en los lineales. ¿Como se explica esto si cada día se pone mas el foco en la seguridad alimentaria y en la agricultura sostenible?

Entonces, ¿Porque seguimos comprando alimentos en cuya piel aparecen productos carcinógenos? Ver hoja de registro de Imazalil, pag. 3 de 5. Ciertamente, están autorizados para ser usados, pero también está autorizado el tabaco y es de todos sabido que, entre otras cosas puede provocar canceres de diferente índole.

¿Se atreve alguien a utilizar la piel de los cítricos para confituras o para acompañar bebidas?

¿Alguien se ha parado a pensar en que residuos existen en los zumos exprimidos “in situ”, si es que existen, en los que habitualmente se exprime también la piel?

¿Quién se atreve a comer fruta con su piel, sin lavarla concienzudamente?

En efecto, la seguridad alimentaria, unido a la reducción del desperdicio de alimentos, son dos de los objetivos, entre otros, que plantea la UE en sus diferentes programas de desarrollo. El programa vigente es el Horizonte Europa 21-27, en el que se continúan los objetivos del anterior Horizonte 2020, y se hace especial énfasis en la seguridad alimentaria y en la sostenibilidad del medio ambiente.

Posiblemente aquí nos encontramos con una actuación impulsada por las grandes multinacionales de la producción química, que ejerce su posición de “lobby” frente a las autoridades y las comisiones de la UE.

El uso de estos productos, de uso tanto en campo como en postcosecha, en su momento fue muy necesario para incrementar las producciones y para llevar fruta a otros países, sin que se deteriorara, contribuyendo así al desarrollo de la agricultura y su consumo en el mundo.

Siendo de agradecer esta contribución, hoy ya no tiene mucha razón de ser, toda vez que existen diferentes tratamientos formulados a base de extractos naturales, o elementos antagonistas de los hongos y de las plagas, que se muestran decididamente eficaces contra todo este tipo de agentes que deterioran las frutas y verduras, suponiendo una alternativa solida, y muy segura, a los productos químicos de síntesis.

Podemos ver ejemplos de esto en diferentes artículos, charlas, ponencias, etc. al respecto, que han presentado tanto organizaciones no sospechosas de ser partidistas, como la OCU, pero también científicos de la categoría del Dr. Lluis Palou, de IVIA (El IVIA desarrolla un nuevo recubrimiento antifúngico y comestible para el control de la antracnosis de los cítricos) o el Dr. D. Lorenzo Zacarias, de IATA-CSIC.

Las diferentes legislaciones de la UE se encaminan en el sentido de permitir cada día menos productos tóxicos, señal de que han entendido su peligrosidad. Junto a ello, existen “retailers” europeos que incluso permiten menores valores de los permitidos por la legislación, para los residuos en las frutas y verduras que comercializan.

Es una corriente extendida, ya no solo a nivel europeo, sino mas bien a nivel mundial, la de consumir alimentos que no contengan pesticidas u otros contaminantes químicos, fruto de ello es el incremento del consumo de alimentos Eco/Bio, o de los llamados de “Residuo 0”.

Como ejemplo podemos tomar a Francia, donde la etiqueta “Sans fungicide apres recolte” esta ya muy instalada en la sociedad, pero que últimamente incluso ha involucrado a los agricultores y al gobierno francés en proyectos de consumo en este sentido. Las concienciación de la sociedad francesa a este respecto es muy elevada, y lo podemos ver en artículos de prensa, en los lineales de los supermercados, e incluso en programas de televisión, donde siempre se hace énfasis en la fruta y la verdura sin tratamientos tóxicos.

Ver enlaces al respecto.

¿Qué puede hacer el consumidor?

El consumo saludable y sin pesticidas nocivos para la salud es cada día mas una meta que nos ponemos los consumidores. Para ayudar a que los alimentos sean cada día mas sanos, podemos adoptar diferentes practicas de consumo:

  • Comprobar las etiquetas de las frutas y verduras que consumimos, identificando los productos químicos sintéticos que pueden ser perjudiciales para la salud. (Ver en etiqueta IMZ, o Imazalil, pero habrá otros)
  • Comprobar en las etiquetas que los tratamientos a que ha sido sometida la fruta llevan el marcado de los recubrimientos comestibles, generalmente letras E (E202, E471, E914), o, preferentemente, que no lleven ningún tratamiento, aunque esto es muy raro.
  • En caso de no encontrar los datos en las etiquetas, solicitar a los dependientes de los establecimientos esta información.
  • No consumir productos en los que no se compruebe esta trazabilidad, y comprar solo los necesarios, con el fin de evitar el desperdicio.

Es posible que algunas de estas frutas y verduras tengan un precio algo superior, nunca con mucha diferencia, pero ello obedece a que esta fruta se trata de manera mas cuidadosa, y que, para la utilización de estos tratamientos naturales, no tóxicos, se utiliza fruta y verdura en el momento optimo de maduración, y de mayor calidad inicial, con lo que el pagar un poco mas por esta fruta y verdura siempre merecerá la pena, sin dejar de lado la inversión en nuestra salud.

José A. Navarro
Experto en Marketing Agroindustrial

¿Siguen siendo necesarios los pesticidas de síntesis?

Cantos de sirena, o qué hay detrás de los recubrimientos comestibles

La utilización de los llamados recubrimientos comestibles en los tratamientos para la conservación de frutas, esta en auge, y tiende a ir a más. Desde estas líneas queremos contribuir a dar luz sobre este tipo de practicas en postcosecha de frutas.

La expresión “Cantos de sirena” se suele utilizar para señalar un discurso o un eslogan agradable a los oídos de quien lo escucha, pero que tras él se esconde algún engaño, o al menos una seducción. En este mismo sentido, la expresión “no dejarse seducir por cantos de sirena” obedece a una advertencia sobre el peligro que puede suponer el dejarse seducir con engaños o falsas promesas.

En los últimos tiempos, a finales de 2019, durante todo 2020 y con mayor énfasis en 2021, vemos proliferar en el mercado de los tratamientos para frutas y hortalizas toda una serie de marcas y/o empresas que ofrecen diferentes tipos de recubrimientos comestibles basados, según se publicita, en productos naturales, principalmente del tipo de los polisacáridos y otros como aceites esenciales, por ejemplo.

En general, las empresas publicitan estos productos como formulados con recubrimientos comestibles, haciendo especial énfasis en su utilización como una segunda piel de las frutas. Esta segunda piel es una barrera que permite el intercambio de gases de la fruta en la atmosfera, procedentes básicamente de la maduración de la propia fruta, pero no dejando pasar las moléculas de agua (humedad). Esto tiene como efecto beneficioso el que actúen contra la perdida de peso, y como barrera de protección contra agentes externos de la fruta, principalmente patógenos, y de la aplicación de frio para la conservación, de nefastas consecuencias.

Si bien lo anterior es cierto, como así lo indican diferentes fabricantes y/o vendedores de estos productos, no es menos cierto que, salvo una empresa muy conocida en el sector por su trayectoria desde hace mas de 30 años, nadie se atreve a dar valores que sostengan lo que publicitan.

Incluso existe una empresa recién llegada al mercado desde EEUU que sí que aporta valores pero, “sensu contrario”, los valores que publicitan pueden llevar a pensar que han descubierto “la piedra filosofal” que buscaban los alquimistas, ya que publicitan un alargamiento de la vida de la fruta tal que se hace imposible de comprobar.

Podemos dar en estas circunstancias todas estas informaciones como buenas. Todos dicen su verdad, si bien posiblemente todos excepto uno, callan la realidad; eso sí, casi todos dicen que de una forma u otra han sido los primeros en descubrir estos recubrimientos cuando, obviamente, esta afirmación solo puede ser válida para uno de ellos.

Los recubrimientos ya se utilizaban en la Edad Media e incluso antes, recubriendo con ceras las frutas para que se mantuvieran comestibles mas tiempo. En la época actual, existe una empresa que lleva trabajando desde hace mas de 30 años en este tipo de recubrimientos; tanto es así que llamo a su producto especifico SANI RC (RC de recubrimiento comestible), y sin embargo no ha publicitado ser el primero; a veces no es necesario decir lo obvio. Esto se puede comprobar simplemente analizando las fechas de los diferentes anuncios de cada competidor del mercado, si bien en realidad no tiene ninguna relevancia salvo la del propio orgullo.

Una vez dada la información anterior, nos encontramos, al menos, con 2 “cantos de sirena”:

  1. Alargamos la vida de las frutas (dicen)
  2. Somos respetuosos con el medio ambiente (dicen)

Analicemos ahora estas afirmaciones para tratar de decidir si realmente nos encontramos ante “cantos de sirenas”:

Canto de sirena nº 1: “Alargamos la vida de las frutas”

Seguramente la afirmación sea cierta, pero siempre que se cumplan una serie de postulados, a saber;

  1. Que la fruta no presente patologías o daños antes de la aplicación del recubrimiento comestible (RC).
  2. Que la fruta haya sido tratada contra los agentes patógenos que actúan sobre su deterioro; hongos, bacterias, virus, golpes, etc.

En efecto, si la fruta en cuestión presenta patologías anteriores a la aplicación de los recubrimientos tendrá, con toda probabilidad, una vida corta a pesar de la aplicación del recubrimiento, ya que estos no actúan frente a los hongos y otras patologías; pero, en efecto, es cierto que durará mas que si no se recubriera, si bien tampoco daría una elevada vida comercial.

Canto de sirena nº 2: “Somos respetuosos con el medio ambiente”

Se trata de otro claro “canto de sirena” ya que en efecto serán respetuosos con el medio ambiente, pero solo si el tratamiento total de la fruta se realice con fungicidas, fungistáticos u otros basados en productos naturales ya que, de no ser así, la afirmación supone una contradicción implícita.

Del mismo modo, no se puede ser respetuoso con el medio ambiente si el efecto de “solo” el recubrimiento comestible, sin otros tratamientos que eviten la podredumbre, hará que las frutas no alcancen una vida útil razonable, lo que redundará en desperdicio alimentario, totalmente en contra con los postulados de respeto medioambiental.

Con lo anterior podemos ver que el verdadero “canto de sirena” es la afirmación con verdades parciales, tal como se ha explicado, puesto que la verdadera eficacia de incremento de la vida útil de la fruta solo se dará si va acompañada de los inhibidores de las agentes patógenos que la deterioran inevitablemente.

Escuchamos propuestas agradables, que pueden ser seductoras, pero que esconden verdades a medias, por tanto,

“no hagamos caso de cantos de sirenas”

… o al menos seamos conscientes de la realidad que esconden.

José A. Navarro
Experto en Marketing Agroindustrial

Cantos de sirena, o qué hay detrás de los recubrimientos comestibles

Detectadas sustancias prohibidas en aguacates marroquíes

Las autoridades de los Países Bajos comunicaron al Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos de una proporción de 0,29 mg/kg de clorpirifos en aguacates, sustancia altamente dañina para la salud en humanos. Estos compuestos se usan como insecticidas, y su Límite Máximo de Residuos está fijado en el mínimo detectable – 0,01 mg/kg.

La AVA-ASAJA ha condenado esto de «estafa» y «escándalo», y solicita a la Comisión Europea que castigue, más allá de la destrucción de los lotes afectados, a los países terceros que infrinjan sistemáticamente estos estándares fitosanitarios, no solamente Marruecos. El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, piensa que «Bruselas está tendiendo una alfombra roja a los países foráneos sin reciprocidad y sin importarle lo más mínimo si con ello nos desplazan de nuestro propio mercado. […] Queremos, necesitamos unos controles fitosanitarios rigurosos […] una UE que proteja a sus agricultores»

Además de que la materia se suprimió en la Unión Europea por su peligrosidad, cabe mencionar que los aguacates afectados se intentaban vender como productos ecológicos. Acerca de esto, Aguado dice que solo se inspecciona un 10% de todas las frutas que entran, denunciando que pueden haber aguacates que no cumplan con las garantías sanitarias, y que es «na estafa a todos los niveles, tanto para los productores, al tratarse de una competencia desleal, como para los consumidores, que son el objeto del engaño”.

Fuente: AVA-ASAJA

Detectadas sustancias prohibidas en aguacates marroquíes

Desarrollo sostenible en el sector del limón y el pomelo

La Asociación Interprofesional del Limón y Pomelo de España pondrá en marcha trabajos de investigación y estudios de mercado para proporcionar información que mejore, racionalice y oriente la producción. También tratará de regular la oferta mediante la adopción de varias medidas y fomentando el negocio transparente y la colectivización de precios, dentro de la producción sostenible.

AILIMPO ha desarrollado una hoja de ruta de 18 vertientes estratégicas en este, el Año Internacional de las Frutas y Hortalizas. Esta hoja de ruta pretende observar en cada uno de sus ejes clave los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 (ODS) de la ONU a los que contribuye. La asociación da así a conocer sus metas principales: la sostenibilidad, la innovación, la tecnología y el conocimiento.

La nueva visión del sector que promueve esta asociación pone de protagonista a la sostenibilidad como motor de innovación y de futuro, involucrando a todos y cada uno de los componentes de la cadena de valor.

Los ODS antes mencionados constan de 17 puntos críticos, como la defensa del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la educación, con lo que la sostenibilidad es un reto para el desarrollo económico y agroalimentario. Una de las principales metas de la asociación es el avance en la producción ecológica; así como garantizar la seguridad alimentaria y la sostenibilidad fitosanitaria. También trabajan con el Ministerio de Agricultura (MAPA) para poner en marcha el Registro de Explotaciones de Limón y Pomelo. Por último, fomentan las certificaciones de calidad GlobalG.A.P. y Grasp, así como la adhesión de los operadores económicos al Código de Buenas Prácticas.

Para más información, puede visitar la web de Ailimpo.

Desarrollo sostenible en el sector del limón y el pomelo

Crean en Italia un brazo robótico de última generación para la construcción de invernaderos

A pesar de la crisis generada por el Covid-19, se sigue invirtiendo en construcción de invernaderos para la horticultura. Gracia a ello, una empresa italiana ha creado una maquinaria de última generación para soldadura que, gracias a su precisión, permite aumentar eficiencia, ahorrar tiempo y aumentar la seguridad de los trabajadores.

Mediante este brazo robótico, se consigue proteger a los trabajadores de la luz ultravioleta, y también evita patologías cancerígenas causadas por el humo y el calor. Además, nos asegura una mayor calidad tanto en las construcciones como del proceso de producción. Utilizan materiales certificados.

Enlace: pincha aquí

Crean en Italia un brazo robótico de última generación para la construcción de invernaderos

ENHORABUENA a nuestro asociado SEIPASA por su Premio Nacional de Innovación 2020 en la modalidad de Pequeña y Mediana Empresa

El Ministerio de Ciencia e Innovación ha otorgado este prestigioso galardón a la puesta decidida de SEIPASA para la innovación «en un sector tradicional y fuertemente regulado, generando un modelo de negocio basado en tecnología natural para así desarrollar soluciones eficaces para la agricultura».

El Premio Nacional de la Innovación tiene como objeto distinguir a aquellas personas y entidades que han hecho de la innovación un elemento indispensable en el desarrollo de su estrategia profesional y de su crecimiento empresarial.

Enlace: pincha aquí

ENHORABUENA a nuestro asociado SEIPASA por su Premio Nacional de Innovación 2020 en la modalidad de Pequeña y Mediana Empresa

El BOE publica la convocatoria de ayudas para innovación en sostenibilidad agraria

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado sábado el extracto con la convocatoria anticipada para 2020 de ayudas para la ejecución de proyectos de innovación por grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas.

 Ayudas: Extracto de la Resolución de 19 de octubre 2020, del Fondo Español de Garantía Agraria, O. A. (FEGA) por la que se convocan anticipadamente en el año 2020 ayudas para la ejecución de proyectos de innovación de interés general por grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas (AEI-Agri), en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020.

La convocatoria se enmarca en el Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020 y podrán acceder a dichas ayudas las agrupaciones de al menos dos personas, físicas o jurídicas, independientes entre sí, que cumplan los requisitos establecidos en el artículo 4 del Real Decreto 169/2018, de 23 de marzo.

Las ayudas tendrán un límite de 600.000 euros por agrupación beneficiaria, siendo de aplicación los límites señalados en la normativa correspondiente.

La ayuda corresponderá al 100% de los gastos subvencionables que se hayan generado por la actuación, dentro de ciertos límites especificados en el extracto.

Fuente 1, pinche en enlace 

Enlace al BOE.

El BOE publica la convocatoria de ayudas para innovación en sostenibilidad agraria

La Comisión Europea adopta una nueva Estrategia de sostenibilidad para las sustancias químicas

Impulsará la innovación para el desarrollo de sustancias químicas seguras y sostenibles, y reforzará la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a las sustancias químicas peligrosas

La Comisión Europea ha adoptado la Estrategia de sostenibilidad de la UE para las sustancias químicas. La Estrategia es el primer paso hacia la consecución del objetivo de contaminación cero en un entorno sin sustancias tóxicas, anunciado en el Pacto Verde Europeo. Impulsará la innovación para el desarrollo de sustancias químicas seguras y sostenibles, y reforzará la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a las sustancias químicas peligrosas, lo que implica prohibir el uso de las más nocivas en productos de consumo como juguetes, artículos de puericultura, cosméticos, detergentes, materiales en contacto con alimentos y productos textiles, salvo que se demuestre que son esenciales para la sociedad, y asegurar que todas las sustancias químicas se utilizan de manera más segura y sostenible.

Mayor protección de la salud y el medio ambiente

La Estrategia tiene por objetivo reforzar en una medida considerable la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a las sustancias químicas nocivas, prestando especial atención a los grupos de población vulnerables. Entre las iniciativas emblemáticas destacan las siguientes:

  • Supresión gradual en los productos de consumo, como juguetes, artículos de puericultura, cosméticos, detergentes, materiales en contacto con alimentos y productos textiles, de las sustancias más nocivas, entre las que destacan los alteradores endocrinos, las sustancias químicas que afectan a los sistemas inmunológico y respiratorio, y sustancias persistentes como las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS), salvo que se demuestre que su uso es esencial para la sociedad.
  • Reducción al mínimo y sustitución, en la medida de lo posible, de la presencia de sustancias preocupantes en todos los productos. Se priorizarán las categorías de productos que afectan a las poblaciones vulnerables y las que tienen mayor potencial para la economía circular.
  • Consideración del efecto combinado de las sustancias químicas (efecto cóctel) teniendo más en cuenta el riesgo que supone para la salud humana y el medio ambiente la exposición cotidiana a una amplia mezcla de sustancias químicas de fuentes distintas.
  • Acceso garantizado de los productores y consumidores a información sobre el contenido en sustancias químicas y sobre el uso seguro de estas, mediante la introducción de requisitos de información en el contexto de la iniciativa sobre una política de productos sostenibles.

Impulso de la innovación y fomento de la competitividad de la UE

Lograr que las sustancias químicas sean más seguras y sostenibles es una necesidad continua y una gran oportunidad económica. La Estrategia pretende aprovechar esta oportunidad y sostener la transición ecológica del sector químico y de sus cadenas de valor. En la medida de lo posible, los nuevos productos y materiales químicos han de ser seguros y sostenibles desde el diseño, es decir, desde la producción hasta el final de su vida. De este modo se evitarán sus efectos más nocivos y se reducirán al mínimo posible los efectos en el clima, el uso de recursos, los ecosistemas y la biodiversidad. La Estrategia cuenta con que la industria de la UE será competitiva en el mercado mundial de producción y utilización de sustancias químicas seguras y sostenibles. Las medidas anunciadas en la Estrategia respaldarán la innovación industrial para que estas sustancias se conviertan en la norma en el mercado de la UE y en una referencia en todo el mundo. Este objetivo se conseguirá principalmente mediante:

  • el desarrollo de criterios de seguridad y sostenibilidad desde el diseño y el apoyo financiero a la comercialización y el despliegue de sustancias químicas seguras y sostenibles;
  • el desarrollo y despliegue de sustancias, materiales y productos seguros y sostenibles desde el diseño a través de instrumentos de financiación e inversión de la UE y de asociaciones público-privadas;
  • el refuerzo considerable del control del cumplimiento de la normativa de la Unión tanto en las fronteras como en el mercado único;
  • el establecimiento de una agenda de la UE en materia de investigación e innovación sobre sustancias químicas, con objeto de colmar las lagunas de conocimiento acerca del impacto de estas sustancias, promover la innovación y poner fin a los ensayos con animales;
  • la simplificación y consolidación del marco regulador de la Unión, entre otras cosas mediante la introducción del proceso de «una sustancia, una evaluación», el fortalecimiento de los principios de «no hay comercialización sin registro» y la modificación focalizada del Reglamento REACH y de la legislación sectorial.

La Comisión también promoverá las normas de seguridad y sostenibilidad a nivel mundial, predicando con el ejemplo y fomentando un planteamiento coherente que impida que las sustancias peligrosas prohibidas en la UE se produzcan con fines de exportación.

Para consultar la fuente, pinche aquí. 

 

La Comisión Europea adopta una nueva Estrategia de sostenibilidad para las sustancias químicas