Desarrollan un método que indica al agricultor la cantidad de agua que se debe aportar en función del tipo de cultivo

Desarrollan en Andalucía un procedimiento que indica, según el tipo de cultivo, la cantidad de agua de riego que se debe de aportar en función del tipo de cultivo.

Con este método se consigue ahorrar agua en cada parcela y mejorar la producción de los cultivos. El modelo mide el consumo que realizan los árboles por sí mismos de elementos como el agua y la luz, así como la cantidad de vegetación y estado de hidratación de cada parcela en función de la radiación que reflejan.

Al recopilar estos datos, se consigue fijar una cantidad de riego específico en función de la especie de cultivo y la zona geográfica en la que se encuentre.

Según el estudio, se reflejó que los olivos y las encinas poseen mayor resistencia a la falta de agua por su tipo de tronco y la forma que tienen sus hojas, con diferencia del naranjo y el almendro.

Enlace: pincha aquí

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.