La agricultura de precisión: uno de los cambios más importantes en la agricultura desde la introducción del tractor a principios del siglo XX.

La agricultura de precisión consiste en recoger, procesar y analizar datos del campo, cosecha y postcosecha dentro del terreno para así ayudar en la toma de decisiones y lograr mayor productividad y beneficio medioambiental. Pero el objetivo final es que cada terreno produzca el máximo posible.

Con la recogida y análisis de datos se consigue saber cómo se tiene que arar, fertilizar, sembrar, regar, … el campo.

Los beneficios de la utilización de estas técnicas son:

  • Mayor productividad.
  • Reducción de los contaminantes ambientales.
  • Mayor aprovechamiento de la tierra. Optimización del uso de recursos costosos.
  • Mejor aprovechamiento de la maquinaria agrícola.
  • Mayor facilidad para la gestión de la explotación agrícola.

Mediante las técnicas de la agricultura de presión se consigue:

  • Obtener mecánicas más precisas.
  • Adquisición de información automatizada y bases de datos bien estructuradas.
  • Uso de sistemas de información geográfica (GIS).
  • Distribución de abono y fertilizantes localizados y variables según las características y necesidades del suelo.

Si quieres saber más sobre este tema u otros como la transformación digital, la agricultura sostenible, la innovación agroalimentaria, la economía circular, tendencias en el sector, etc. suscríbete a nuestras newsletters mensuales pinchando aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.