EMPRENDEDORAS ESPAÑOLAS HAN DEMOSTRADO QUE HAY RESIDUOS QUE DAN UNA NUEVA VIDA ÚTIL COMO RECURSO.

Las emprendedoras Laia Mataix y Sara Fernández han demostrado que con desperdicios vegetales se pueden fabricar muebles, que ingredientes desechados de la cerveza pueden alimentar peces y el aceite usado puede reconvertirse en detergente.

Teniendo en cuenta que el 40% de lo que se cultiva no vale para la alimentación, la economía circular ha permitido que una empresa aragonesa llamada Feltwood, se encargue de dar valor a los residuos de origen agrícola y vegetal y transformarlos dándoles una vida útil. “El planeta no puede admitir tantos residuos como producimos”, ha dicho su directora.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.